¿Qué es la dependencia emocional? ¿Se trata de una adicción? No hay una única respuesta para esto, es más, se trata de una cuestión controvertida.

Existen diferentes definiciones para el concepto de dependencia emocional. Castelló (2005) la limita al ámbito de las relaciones de pareja, y la define como la necesidad extrema puramente afectiva de una persona hacia su pareja a lo largo de sus diferentes relaciones. Desde esta perspectiva, una baja autoestima unida a un elevado miedo a la soledad puede llevar a la persona a establecer relaciones marcadas por la necesidad de agradar, miedo a romper la relación, deseo exagerado de estar con el otro… estrategias que la persona dependiente encuentra para cubrir esa soledad (real o hipotética).

Otros autores, sin embargo, asemejan la dependencia emocional a las adicciones. Concretamente, existen estudios psiquiátricos en los que se evidencia cómo el sistema nervioso central entra en un estado parecido al que producen las anfetaminas en el cuerpo y cómo la necesidad irrefrenable de tener pareja y estar con ella que manifiesta la persona es comparable con el craving del/la adicto/a. Desde este punto de vista, hay 3 elementos presentes en la dependencia emocional que permitirían categorizarla como un tipo de adicción:

  1. Tolerancia como necesidad cada vez mayor de la pareja
  2. Síndrome de abstinencia ante el temor o pérdida inminente
  3. Pérdida de control

¿Podemos hablar entonces de un tipo de adicción? Considerar la dependencia emocional una adicción puede resultar reduccionista, ya que estamos hablando de un vínculo entre dos personas y no entre una persona y un objeto. Sin embargo, es importante tener en cuenta el componente adictivo de una relación con dependencia emocional patológica. Si bien es cierto que en todos/as nosotras/as existe cierto grado de dependencia afectiva, ésta puede llegar a generar elevados niveles de sufrimiento si se vuelve problemática. Por ello, fundamental garantizar un buen tratamiento psicológico que permita a la persona aprender a vincularse de una manera más saludable.

La dependencia emocional, ¿una forma de adicción?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies