¿Qué es una emoción? Una emoción es una respuesta del organismo tanto fisiológica como psicológica, ante un estímulo o situación del entorno. Dado que se trata de una respuesta fisiológica y psicológica, ésta se expresará tanto a nivel corporal (sensaciones físicas) como a nivel mental (pensamientos) y comportamental (acciones concretas). Las emociones, además, tienen un fuerte componente adaptativo, es decir, tienen una función y un sentido para nuestra supervivencia.

¿Para qué sirven las emociones? Como decimos, las emociones son útiles y necesarias para sobrevivir. Algunas son más agradables que otras, pero todas ellas necesitan ocurrir para el buen funcionamiento del ser humano. Existen 6 emociones básicas o principales, y cada una de ellas tiene una función particular.

  1. Alegría: la alegría, relacionada con otras emociones secundarias como el éxtasis o el placer, cumple las funciones de afiliación y reproducción. Así, nos permite acercarnos a los/as demás y nos motiva a establecer vínculos tanto de amistad como afectivo-sexuales.
  2. Miedo: la función del miedo es protegernos tanto física como psicológicamente. Si no existiera el miedo o el terror no tendríamos la capacidad de reaccionar ante el peligro y nuestra supervivencia se vería gravemente comprometida.
  3. Ira: la ira surge cuando percibimos que algo que queremos o deseamos no sale como esperábamos o que alguien está interfiriendo de manera intencionada en la consecución de nuestros objetivos. De este modo, la ira o el enfado nos permiten auto-protegernos o auto-defendernos.
  4. Tristeza: la tristeza aparece ante la pérdida (de alguien, de un objeto, de un objetivo, de un rol que estábamos asumiendo…) y tiene la función de motivarnos a parar, tomarnos un tiempo para nosotros/as mismos/as y recargar energías. De alguna manera, la tristeza invita a conectar con uno/a mismo/a, reflexionar y hacer un ejercicio de introspección muchas veces necesario.
  5. Asco: La función del asco es el rechazo. Esta emoción nos permite alejarnos de aquellos estímulos que pueden resultar nocivos, hirientes o aversivos para nosotros/as. Si no sintiéramos asco ante un alimento estropeado o podrido nuestro organismo se vería comprometido.
  6. Sorpresa: la sorpresa, relacionada con el interés, aparece en respuesta a algo que no nos esperamos, y nos sirve tanto para animarnos a explorar cosas nuevas como para orientarnos en el espacio y en el tiempo.

Como vemos, todas las emociones tienen un sentido y una función para nosotros/as, por lo que todas ellas deben de ser bienvenidas. No existen emociones positivas o negativas, pues todas son necesarias y nos aportan información sobre qué está ocurriendo en nosotros/as y en nuestro entorno. La clave está en cómo reaccionamos ante ellas sin dejar que éstas nos sobrepasen.

¿Para qué sirven las emociones?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Dichas cookies no se utilizarán con propósitos estadísticos.

ACEPTAR
Aviso de cookies